10 grande cosas que hemos aprendido de Manolo Blahnik

Manolo Blahnik Galería

El nombre "Manolo Blahnik" puede ser sinónimo de "zapatos increíbles", pero el hombre detrás de los tacones más populares es un personaje famoso muy peculiar cuando no se encuentra en el trabajo. Por esta razón, no nos mostramos sorprendidos por el perfil hilarante y divertido del número de septiembre de la revista Vanity Fair, sino más bien contentos. Manolo Blahnik contó una serie de cosas dignas de citar, aprendiendo mucho sobre su casa y sobre su vida, y descubriendo que podemos amarlo a él incluso más que a sus maravillosos zapatos.

Conociendo a Manolo Blahnik

1- Su madre hizo sus propias alpargatas por diversión. 2-Originalmente quería ser un diseñador de cine y de teatro. 3-Es muy clásico y de la vieja escuela. Se refiere a Sarah Jessica Parker como "Miss Parker", y a Diana Vreeland como "Mrs. Vreeland". 4-Piensa que es una tontería que una mujer utilice un par de zapatos que no se le ajustan bien. "Le diría: Señora, ¿puede esperar para que le hagamos un zapato adaptado especialmente a su pie?" 5-"Nunca he estado interesado en la moda. Hago moda, sí, pero no estoy especialmente interesado en ella". 6-Es alérgico al vino y al vinagre. 7-No disfruta de la fama: "Veo mis fotos y pienso que voy a vomitar". 8-Sus primeros seguidores, (antes incluso que Anna Wintour y Carrie Bradshaw) incluyen a Grace Coddington, Lauren Bacall y Bianca Jagger. 9-Adora el helado: "Me muero por un helado" declaró Manolo Blahnik. Se le veía tan feliz como un niño cuando llegan las cucharadas de vainilla más sabrosas. 10-Es dueño de una parte de los prototipos de los Manolos, entre 25.000 y 30.000 pares. Hay tantos que ni siquiera conoce el número exacto. "No vivo en una casa, ¡vivo en un museo de zapatos!, mausoleo de zapatos sería más adecuado. He perdido cerca de 300 en una inundación en Londres. Pero logré salvar algunos de ellos".

Productos relacionados en nuestro buscador
Ver todos en Ropa ›
Más artículos como este
Discusión
blog comments powered by Disqus
Otros están ahora leyendo