Poesias para niños

Plástica y poesía pueden darse la mano. Ejemplo de ficha. para colorear. Galería

El final del verano y la vuelta al colegio suelen marcar un antes y un después en las lecturas infantiles. Si bien sería de desear que la narrativa y la poesía tuvieran un espacio y un tiempo en el día a día de nuestros pequeños, durante todo el año; es en Otoño cuando se reaviva el un quehacer lector, en este caso vinculado a la formación académica. Ello no quita para la casa, incluso la calle dentro de algunos juegos colectivos, sean también espacios para una poesía; con la propia estación otoñal como protagonista.

El Otoño en la poesía para niños como recurso didáctico.

El Otoño en la poesía para niños como recurso didáctico.

El paso de las estaciones es un elemento típico en las programaciones didácticas de infantil y primaria, presente además en las más diversas materias y momentos. Y la poesía es, dentro de esas programaciones, una herramienta que además excede el ámbito concreto de las asignaturas destinadas específicamente al aprendizaje del propio idioma (idiomas, en el caso de regiones pluriligües) o de alguna lengua extranjera. De ahí que la poesía pueda emplearse para ilustrar los cambios que se producen con el paso de una estación a otra. Más allá incluso de los tópicos: Cómo van acortándose los días, cómo cambian los vientos, cómo desciende la temeratura, cómo caen las hojas, cómo cambian los colores del paisaje, etcétera. La ilustración anterior demuestra que plástica y poesía pueden hermanarse en el afán por colorear del alumnado. Y el amplio repertorio poético existente en castellano permite tanto un acercamiento al periodo otoñal en sí mismo como a la creación literaria, sea esta escrita directamente pensando en un público infantil o no. De esta manera niños y niñas pueden familiarizarse con las diferentes formas líricas, el verso y su medida, la rima o la asuencia de ella y algunos nombres propios que forman parte de las historias de la literatura universal canónicas.

Poesía de Otoño en casa

Poesía de Otoño en casa

Pero la poesía no puede reducirse a una mera función académica. Incluso en ese campo, dentro de las clases, ha de mantener viva la sensibilidad e incluso la pasión que la definen. Esa razón poética es la que impide que los versos queden encerrados en las aulas y puedan salir a la calle. Si bien para ello precisa de la ayuda de los pequeños lectores y de quienes les rodean. A fin de cuentas es poesía cantada la que a veces acompaña nuestra más tienra infancia. Y algunas generaciones han crecido con la voz ronca de Gloria Fuertes como referente. La poesía, con el Otoño como tema o como excusa, puede integrarse en los momentos en los que se relaja a los más pequeños para dormir, alternándose si se desea con relatos breves. Por sus características, sobre todo por su corta extensión, es una herramienta que facilita la adquisición de hábitos de lectura en el hogar, fuera de la dinámica de deberes. El gusto por la lectura puede despertar también el gusto por la escritura. Y ejercitar la poesía, sea empezando por el aparentemente sencillo pareado o importando formas poéticas como el haiku japonés, es una manera de entrenar el cerebro, desde cortas edades, no sólo para la creatividad, sino para el cálculo matemático, la visión espacial o el pensamiento abstracto. El sentido del juego, la adquisición de riqueza lingüística, el reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos; son tres virtudes nada desdeñables que la poesía permite adquirir.

Recursos al alcance de todos. Descúbrelos.

Recursos al alcance de todos. Descúbrelos.

Para los dos espacios reseñados, el escolar y el doméstico, hay un sin fin de recursos que pueden ayudar a integrar la poesía en las clases, los recreos, las tardes o los fines de semana en casa, la hora de ir a dormir, los juegos en la calle,... Las bibliotecas públicas suelen disponer de numerosos volúmenes dedicados al público infantil, organizados además por tramos de edades. Y si bien es cierto que es más frecuente el cuento o la novela corta que la poesía; esta no es una desconocida en sus estanterías. Por otra parte conviene tener en cuenta que autores que no encontraremos en esos apartados de poesía infantil, como Lope de Vega o Federico García Lorca, por citar sólo dos, son susceptibles de ser leídos a nuestros hijos e hijas. Pero quizá sea en la Red donde más fácil sea descubrir poesías y otros recursos para acercar a la infancia al mundo del verso. Blogs de profesionales de la enseñanza, webs oficiales, páginas de amantes de la literatura, espacios poéticos en redes sociales,... Navegando por internet puede descubrir como la poesía forma parte también de ese mundo intercomunicado. Puede empezar a descubrirlo en los enlaces que siguen a estas líneas.

Más artículos como este
Discusión
blog comments powered by Disqus
Otros están ahora leyendo